Quizá en un segundo no te venga a la cabeza ninguna imagen de Núremberg, pero ¿qué tal si te describo la imagen...